Experimento del arroz: El poder de las palabras

Actividad para fomentar la empatía


Existen distintas maneras de fomentar el desarrollo de la empatía en los niños, es decir, la capacidad de ponerse en el lugar del otro. En esta oportunidad te vamos a contar cómo utilizamos con niños de 4 años el famoso experimento del arroz del científico japonés Masaru Emoto, quien planteó que los cristales de agua se modifican al recibir manifestaciones de odio o amor (música, palabras, etc.), lo que tendría un gran poder en nosotros debido a que una parte importante de nuestro cuerpo está constituida por agua.

El experimento

Para realizar el experimento necesitamos 3 frascos de vidrio con arroz cocido en agua en su interior y tapados.

¿Cómo se hace?
  • Conversación previa: En un ambiente acogedor reunimos a los niños para conversar sobre cómo las palabras nos afectan positiva o negativamente. Le preguntamos a los niños qué cosas que les dicen otras personas los hacen sentirse bien y contentos y qué cosas los hace sentirse tristes o enojados. También les preguntamos cómo se sentían cuando los demás los ignoraban, cuando no los escuchaban ni les hablaban, y anotamos todo en una lista.
  • Etiquetar: Luego les mostramos los 3 frascos y les contamos que el arroz en su interior era como su corazón y los invitamos a descubrir qué pasaba si a cada uno les decíamos cosas buenas, cosas malas o lo ignorábamos. Así, etiquetamos el primer frasco como “Love” y acordamos decirles cosas buenas como: te quiero, eres lindo, vamos a jugar, etc. El segundo fue etiquetado como “Sadness” y a ese le diríamos cosas como: no quiero jugar contigo, tonto, feo, malo, sale de acá, etc. Al tercer frasco lo ignoraríamos totalmente así que ni si quiera le escribimos un nombre.
  • Conclusiones: Luego de al rededor de 4 semanas de hablarle a los frascos los resultados estaban a la vista. El arroz de “Love” prácticamente blanco, el arroz de “Sadness” estaba en muy malas condiciones y por último el arroz de frasco ignorado tomo un tono anaranjado y negro. No sabemos si el resultado es mera casualidad o este experimento realmente funciona, sin embargo los niños quedaron muy impresionados y fue una manera muy gráfica y concreta para ver cómo las palabras nos afectan y así ser más empáticos al momento de resolver conflictos con otros.

Image-1 (2)

Más sobre Masaru Emoto

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Actividades de Desarrollo Socio Emocional
Learning about WinterConociendo y creando libros Pop Up