Fomentando la toma de perspectiva

Pensar para ponerse en los zapatos de otro


La toma de perspectiva es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y se considera dentro de las habilidades de pensamiento necesarias para tener éxito en la vida. Requiere imaginar cómo te sentirías, qué pensarías o harías si estuvieras en la situación de otra persona.

¿Es posible enseñarle a los niños a ponerse en el lugar de otros?

Afortunadamente si se puede y aquí les daremos una estrategia muy efectiva para ejercitarla en la casa o en la sala de clases.

Rutina de pensamiento: Círculo de puntos de vista

Esta rutina ayuda a los niños a considerar diversas perspectivas en torno a un tema. Se puede utilizar, por ejemplo, luego de leer un libro o al tratar discusiones o temas controversiales.

Preparando la rutina

Primero que todo deben escoger un tópico a abordar con la rutina de pensamiento, por ejemplo luego de la lectura del cuento “Ricitos de Oro” deciden discutir sobre el acto de Ricitos de Oro de ingresar a la casa de los osos y utilizar sus cosas sin permiso. Invita a los niños a hacer una lluvia de ideas sobre los distintos puntos de vista, en este caso del Papá oso, Mamá osa, Bebé osito y Ricitos de Oro. Pídele a cada niño que elija un rol y dales tiempo para pensar sobre ellos a partir de los puntos que les presentamos a continuación:

  • Estoy pensando en … el tema (ej. entrar en la casa de otros sin permiso)… Desde el punto de vista de … la perspectiva de quien haya elegido el/la niño/a (ej. Ricitos de Oro).
  • Yo pienso … describe el tema desde este punto de vista (ej. “Que tenía mucha hambre y no pude aguantar entrar a la casa de los osos, como la puerta estaba abierta pensé que no les molestaría”). Puedes incentivar a los niños a actuar como el personaje correspondiente.
  • Una pregunta que tengo desde este punto de vista es … has una pregunta desde esta perspectiva (ej. “Si les hubiera tocado el timbre cuando ellos estaban ahí, ¿me hubieran dejado entrar aunque no me conocieran?”).

Se puede facilitar el proceso dejando que los niños preparen sus preguntas y tomen notas (con palabras o dibujos) sobre sus ideas. Es fundamental que los adultos apoyen el proceso especialmente cuando los niños no están habituados a la rutina aún.

goldie

El Círculo de puntos de vista

Los niños en distintos roles se juntan y se presentan tomando el personaje que eligieron (ej. “Hola, mi nombre es Ricitos de oro…”). Y luego comienzan a plantear sus puntos de vista desde el segundo punto “Yo pienso…”. Si estamos en un contexto escolar o jardín se recomienda que la profesora vaya tomando notas de lo que dicen los niños idealmente en un papelógrafo que después quede a la vista para que los niños puedan revisitar su trabajo cuando quieran. También se recomienda ir extendiendo la conversación al hacerles preguntas a los niños por ejemplo sobre los sentimientos de sus personajes.

Luego de que todos han expresado sus puntos de vista se les invita a abordar el último punto, “Una pregunta que tengo es…“.

El fin último de esta rutina no es llegar a un consenso sino tomar en cuenta que las historias y los temas pueden ser mirados desde diferentes perspectivas.

Para cerrar puedes preguntarle a los niños ¿Qué nuevas ideas tienen sobre este tema? o ¿Qué nuevas preguntas tienen?

Recuerda que las rutinas se transforman en tales cuando se usan sistemáticamente. Esto permite que los niños estructuren de mejor manera su pensamiento y generen el hábito de pensar. Al comienzo pueden resultar algo difíciles pero, como en todo, la práctica hace al maestro.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Actividades de Pensamiento
Aprendiendo con las cartas UNOJuegos para desarrollar la conciencia corporal