"¿Yo y mi gato?" por Satoshi Kitamura

¿Te imaginas despertar en el cuerpo de tu mascota?


Una noche entra en la casa de Nicolás una extraña anciana y echa un hechizo: de pronto Nicolás pasa al cuerpo de su gato y viceversa… ¿te imaginas lo que sucederá con este enredo?  No te pierdas la oportunidad conocer esta divertida historia llamada ¿Yo y mi gato?

Preguntas de comprensión de ¿Yo y mi gato?

  • ¿Quién es la anciana con sombrero puntiagudo? ¿Cómo lo sabes?
  • De vez en cuando detén la lectura y pregunta ¿qué crees que va a pasar ahora?
  • ¿Por qué Nicolás cree que la vida de los gatos es difícil y complicada?
  • En algunas ilustraciones detén la lectura y pregunta ¿Qué está haciendo Nicolás en estos dibujos?, ¿Qué está ocurriendo en esta imagen?, ¿cómo es la habitación de Nicolás?
  • ¿Para quién era el hechizo? ¿Cómo lo supiste?
  • ¿En qué animal te gustaría convertirte por un día?
  • ¿Qué otro final le podrías inventar a esta historia?

¿Yo y mi gato?

Palabras de vocabulario:

Recuerda dar una definición amigable de estos conceptos.
  • Furia
  • Extraño
  • Pánico
  • Ignoró
  • Desaforado
  • Inmediato
  • Angustiada

Actividad de Motricidad Gruesa

¿Qué animal soy yo?

Invita a los niños a realizar la mímica de algún animal realizando sus gestos caracteríticos de manera que los otros niños adivinen. Esto desarrolla la capacidad de evocar la información relevante para llevar a cabo la tarea, además de realizar moviminetos con su cuerpo que no realizan habitulmente lo que ayuda al desarrollo de la conciencia corporal.

¿Yo y mi gato?

Actividad de Motricidad Fina

Cada niño debe modelar su mascota preferida con plasticina para luego conversar en parejas de por qué le gusta tanto ese animal.

¿yo y mi gato?

¿Dónde Verlo?

Ficha del libro

  • Autor: Satoshi Kitamura
  • Editorial: S.L. FONDO DE CULTURA ECONOMICA DE ESPAÑA
  • ISBN: 9789681662349

¿Dónde encontrarlo?

Sigue Navegando

Recuerda que Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con El libro de la Semana
Divertidos juegos con agua para niños6 maneras de “colar” el desarrollo del lenguaje