¿Vacaciones significa descansar el cerebro?

Cómo apoyar a los niños durante este período


 A fin de año muchos de nuestros niños muestras signos claros de cansancio y de que necesitan vacaciones para recuperar fuerzas, cambiar de aire y distraerse. A pesar de esto, los expertos recomiendan que el cerebro de los niños siga activo a través de distintas actividades lúdicas que permitan que el proceso de aprendizaje continúe en estos meses. Está demostrado que el cerebro se desarrolla mejor mientras más cosas diferentes le damos en que pensar, y si es a través del juego y la diversión mejor. Esto les ayudara también a la hora de volver a la rutina escolar, ya que tendrán nuevas herramientas para afrontar las distintas actividades  y no les costará tanto adaptarse otra vez a las tareas escolares. No se trata de quitarle las vacaciones sino hacer actividades que les gusten y sean más lúdicas pero que a la vez sigan ejercitando las sus capacidades.

A continuación les planteamos algunas sugerencias que no les llevarán más de media hora al día, pero que será muy beneficiosas para tu hijo

  • Talleres

Una opción son  talleres en museos, bibliotecas u otros estamentos, hasta academias o profesores particulares, sobre todo si hay alguna materia pendiente.

  • Deportes

En verano es una excelente época para practicar deportes como natación, danza u otro que a tu hijo le guste. También pueden incursionar en la pintura, clases de música o de idiomas.

  • Sitios Web con Actividades

También existen, debido a las nuevas tecnologías, páginas webs que tienen actividades muy divertidas como: pasatiempos, puzzles, problemas de lógica, ingenio, acertijos, etc. Con ellos se puede desarrollar entre otras capacidades: la memoria, la imaginación, la creatividad y las estrategias de aprendizaje, y en general, la agilidad mental.

  • Lectura

Otra actividad muy importante es la lectura. Investigadores de la Universidad de Tennessee señalan que al dejar de leer en verano, el cerebro retrocede entre dos y tres meses en destreza y pierde riqueza léxica. Otro estudio de la Universidad de California concluye que los niños que leían en sus vacaciones superaban el rendimiento académico, al regreso a clases, entre cuatro o cinco puntos porcentuales de quienes no habían leído.

  • Viajes en familia

Y, por último, otra forma de enriquecerse en verano son los viajes en familia visitando sitios nuevos, en los que se puede aprender desde la geografía de ese lugar, su flora, fauna, gastronomía, hasta la historia, el arte y la cultura de ese enclave visitado. Y lo que aún es más importante estarán más en contacto entre los miembros familiares, ayudándoles a reforzar la inteligencia emocional. También conocerán gente nueva, lo que es muy beneficioso para desarrollar las capacidades sociales y las habilidades de comunicación.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Artículos

Comentar
Síntomas de que tu hijo necesita vacacionesEspecial Vacaciones: Medios de transportes de material reciclado

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *