Tips para pasar Tiempo de Calidad con tus niños

No se trata de Cuánto sino de Cómo…


La NAEYC (National Associaton for the Education of Young Children) ha propuesto este artículo dedicado a las familias y AprenderJuntos lo trae para ti.

Si quieres ver el artículo original en inglés ingresa aquí.

La vida se ha hecho cada vez más complicada, entre el trabajo y las responsabilidades, los días pasan en un abrir y cerrar de ojos. Muchos padres se preocupan por no pasar el tiempo suficiente junto a sus hijos, preguntándose si esto les provocará algún retraso en su desarrollo. Algunos padres se sienten culpables por trabajar tiempo completo, o experimentan ansiedad por escoger ir al gimnasio o ir a comer con amigos. Más encima, las redes sociales muestran a aquellos que llevan a sus hijos al zoológico o trabajan los colores o las letras junto a ellos constantemente.

Pero… ¡No se desesperen! Estudios recientes cuestionan el impacto real que tiene el tiempo que pasan las madres con sus hijos en el desempeño académico, comportamiento y desarrollo socio-emocional de sus niños. Esto no quiere decir que no importa o que no pasemos tiempo con nuestros hijos, o que niegue la importancia de éste, sino que refuerza la idea de que la calidad del tiempo es muchísimo más significativa que la cantidad.

papa-con-hijo

Los niños necesitan tiempo de calidad junto a sus padres; esto es lo que más beneficia el desarrollo de los niños y lo que más impacta de manera positiva en su crecimiento.

Como vemos, no es sobre horas ‘interminables’, sino que se trata de cómo decidimos pasar el tiempo, eso es lo que realmente importa.

Como padres, podemos tomar decisiones sobre cómo asegurar que el tiempo que pasamos con nuestros niños sea de calidad. A continuación, te presentamos 9 consejos para familias ‘ocupadas’:

  • Tener un tiempo diario de conexión con sus hijos. Háganlo cara a cara, si es posible. De no ser así, creen una rutina para hacerlo de otras maneras, como mandarles una nota en su colación, cerca de su cepillo de dientes o en algún otro lugar de la casa.
  • Crear una rutina especial para ti y tus niños, algo que pueda hacerse todos los días. Por ejemplo, dejen que su hij@ escoja el libro que leerán antes de dormir cada noche.

bedtime-story

  • Díganle a su hij@ que lo quieren cada día. Díganle cuán importante es para ustedes y cómo los hace sentir.
  • Refuercen los comportamientos positivos. Por ejemplo, cuando completen sus tareas y responsabilidades, sin que se los pidan, reconózcanlo con palabras de aliento, incluso si no tienen la posibilidad de hacerlo hasta el día siguiente o más tarde; es importante que estén atentos a sus esfuerzos, ya que los hará sentirse importantes y apreciados.
  • Hagan y coman todas las comidas que sean posibles con sus niños. Si su tiempo es limitado, busquen comidas simples y fáciles de preparar, o cojan una colación simple y rápida, como una fruta y siéntense a compartirla con ellos. Si durante la semana no es posible por los horarios, asegúrense de que el fin de semana sea su momento.
  • Agenden alguna actividad escogida por su hij@. Asegúrense de cumplir y completarla sin distracciones.

juegos-en-familia

  • Jueguen con sus niños, ya sea durante el baño o un pequeño momento afuera antes de dejarlos en el colegio ¡Cada pequeño momento tiene un gran impacto!
  • Ríanse y hagan niñerías junto a sus niños.

papa-con-hijo

  • Apaguen los equipos tecnológicos mientras pasan tiempos con sus hijos. Traten de no mandar mensajes, responder llamadas, ver redes sociales o ver televisión.

Las conexiones significativas tienen relación con el tiempo de calidad, no con la cantidad del tiempo que se pase con los niños. Manténganlo simple y hagan actividades que hagan sentido con tu hij@, tanto con sus intereses como con su estilo de vida, así como con su relación. Cada vez que interactuemos con ellos tendrá un impacto que proveerá del apoyo y seguridad que tu hij@ necesita.

trabajos-en-familia

Sigue Navegando

Y Recuerda Siempre Pasar Tiempo para #AprenderJuntos con nuestros Artículos.
Libro de la Semana: Simón, El Duende CaprichosoAprendiendo sobre la direccionalidad de las letras