Pequeños Cuerpos en Peligro

 El sobrepeso amenaza con el bienestar de nuestros niños


En Chile el número de niños en situación de sobrepeso y obesidad crece día a día, por lo que conversamos con la Nutricionista Camila Cienfuegos para que nos contara más sobre este problema.

La profesional señala que los principales factores de riesgo a los cuales se ven expuestos los niños chilenos para desarrollar sobrepeso u obesidad son: la sobrealimentación, principalmente por el acceso descontrolado a alimentos con alto contenido calórico en base a grasas y azucares refinados, la disminución del gasto energético por estilos de vida sedentarios con baja actividad física debido al reemplazo de actividades recreativas al aire libre por el uso masivo de aparatos tecnológicos como televisión, celulares y computadores. Por otra parte, nos explica que además de estos factores de riesgo modificables existen factores genéticos en donde se ha comprobado que los hijos de padres obesos tienen mayor probabilidad de también serlo.

¿Cómo puedo saber si mi hijo está con sobrepeso?

Estudios han demostrado que los papás somos poco objetivos al momento de juzgar si nuestros hijos están fuera del peso saludable incluso cuando esto es bastante evidente, en una encuesta realizada en Estados Unidos un 96% de los papás con niños con sobrepeso y un 78% de los padres de niños con obesidad respondió que consideraba a sus hijos de un tamaño “apropiado”.

Los médicos son los más indicados para realizar este tipo de diagnóstico, lo que se suele realizar a través del análisis el peso y la talla para sacar el índice de masa corporal (IMC), información que probablemente contrastará con su edad y patrón de crecimiento.

Obesidad

La importancia de una detección temprana

El detectar tempranamente un problema de sobrepeso da la posibilidad de intervenir a tiempo lo que es muy beneficioso y reporta impactos a largo plazo, no sólo porque los hábitos son más fáciles de modificar cuando se trata de niños pequeños, sino que también por la forma en que la obesidad altera el metabolismo con el paso del tiempo. De hecho la etapa preescolar se considera el momento más fructífero para reducir el riesgo de obesidad y sobrepeso.

Desde el útero

Por impactante que parezca la prevención del sobrepeso comienza desde el período de gestación. Las mujeres con sobrepeso están más propensas a tener hijos en riesgo de desarrollar este mismo problema en el futuro. Sin embargo, estas madres pueden reducir el riesgo al seguir una dieta balanceada y un programa de ejercicio.

Por otra parte, se indica que los pequeños que reciben lactancia materna están más propensos a mantener un peso saludable, pero ya sea amamantando o alimentando con formula es importante evitar forzar la alimentación y estar atentos a los signos de saciedad.

¿Qué tan seguido deben comer los niños?

food-clock

Según la American Academy of Pediatrics los niños debieran tener 3 comidas principales (desayuno, almuerzo y comida) y dos colaciones (media mañana y media tarde), según nos explica la Nutricionista el tiempo entre comidas debiera ser de entre 3 a 4 horas. El problema que encontramos aquí es que estas colaciones suelen tener una alta carga calórica, donde en cambio se debería optar por snack altos en nutrientes, no en azucares ni grasas, probablemente gran parte de las colaciones que encontramos en los pasillos de los supermercados no cumplen con estos requisitos. Camila recomienda que estas colaciones sean en base a productos integrales, bajos en grasas, azucares y sal como por ejemplo sándwich de pan integral con verduras, huevo, quesillo, jamón de pavo o fruta natural o yogurt bajo en grasas y azúcar.

También es importante mantener las porciones de comida acorde a lo que nuestros hijos efectivamente pueden y deben ingerir. Muchas veces nos ha pasado en el colegio o jardín que un niño traen colación de la cual podrían comer 5 niños, y los papás se preocupan cuando regresan a la casa con parte de ella sin comer, sin embargo es necesario contemplar la cantidad de horas entre comida y comida, los hábitos de nuestro hijo y también lo que es sano para ellos al momento de definir las porciones.

Algunos Tips

  • Establecer horarios específicos para cada comida y colaciones, evitar el “picoteo” constante.
  • Incentivar el juego al aire libre y reducir las horas de tv, recordemos que la poca actividad física puede incidir en el sobrepeso.
  • No considerar la comida como premio ni como castigo, eso significa darle demasiada importancia. Disfrutemos un rico helado de chocolate como lo que es…un helado de chocolate.
  • Evitar comer frente a la TV, celulares u otros distractores, es importante estar conscientes de lo que ingerimos, sentir sus sabores, texturas y también estar atentos a cuando ya estamos saciados.
  • Conversar con los niños para tomar conciencia sobre la sensación de saciedad y hacerlo con ejemplos concretos, por ejemplo podemos decirles “cuando comes y sientes la guatita grande, pesada, como que va a explotar, es que comimos mucho. En cambio cuando comemos y sentimos la guatita llenita pero bien es que comimos la cantidad que debíamos”.
  • Mantener las porciones de alimentos acordes a lo que nuestros hijos pueden ingerir y no presionarlos a seguir comiendo cuando nos indican que ya están bien.
  • Evitar las bebidas o jugos azucarados, preferir agua, que puede ser más atractiva si la saborizamos con menta, rodajas de limón o pepino.
  • Incrementar la ingesta de frutas y verduras.
  • Incluir a los niños en la preparación de alimentos saludables para que se familiaricen con ellos y les pierdan el miedo, además lo hecho por ellos puede entusiasmarlos más a ingerirlos.
  • Predicar con el ejemplo, los padres somos un referente fundamental para los niños y debemos participar activamente en la adquisición de hábitos saludables.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Artículos
Comentar
Un Beso en mi ManoColaciones Saludables

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *