Rutinas de pensamiento: Yo veo, yo pienso, yo me pregunto

Fomentando el hábito de pensar


Muchas veces cuando conversamos con niños caemos en las preguntas cerradas o en los diálogos funcionales, dejando poco espacio para pensar. Aquí queremos proponerles una simple pero muy poderosa manera de ir incluyendo diálogos que requieren activar el pensamiento por parte de los niños, con el fin de que observen con mayor detención lo que les rodea, hagan reflexiones a partir de lo que ven y opinen de manera más fundada.

Rutinas de pensamiento

Las rutinas de pensamiento son una excelente manera de desarrollar el pensamiento en los niños. Se les llama “rutinas” porque son series de preguntas o pasos que llevan al niño poco a poco más profundo en la indagación. La idea es utilizarlas de manera recurrente, con el fin de que los niños las incorporen y organicen su forma de acercarse a un nuevo conocimiento o experiencia. Aquí compartimos una rutina del Proyect Zero de Harvard que es fácil de aplicar con niños, pero en su simpleza esta también su capacidad de profundizar.

Yo veo – Yo pienso – Yo me pregunto

 ¿Por qué?

Esta rutina es muy buena para abordar objetos, obras de arte y todo tipo de cosas, en la sala se puede utilizar para abrir una unidad o para presentar algún elemento. Invita a los niños a bajar la velocidad, observar cuidadosamente y a dar opiniones pensadas, además fomenta la curiosidad.

  • ¿Qué ves?

Generalmente vamos como caballitos de carrera a dar nuestra opinión sobre algo, sin primero detenerlos a observar. Con esta pregunta ponemos el pie en el freno y nos detenemos a mirar. Pregúntale a tu hijo qué es lo que ve e incentívalo a buscar y nombrar colores, formas, elementos y detalles.

ver

  • ¿Que piensas?

Luego de extraer todo lo que podemos a través de los sentidos con la primera pregunta podemos preguntar ¿qué es lo que piensas de lo que estás viendo?, en este paso existe la libertad de que los niños den sus opiniones sobre lo que están percibiendo pero teniendo más información, o sea promovemos una interpretación reflexiva.

pensar

  • ¿Qué te preguntas?  

Una vez que ya hubo una observación detenida y compartimos nuestras ideas y opiniones, llega el momento de hacernos preguntas sobre lo que estamos percibiendo, un paso muy importante ya que activa la curiosidad y nos abre caminos para seguir descubriendo. Este paso puede ser algo más complejo, los niños tienden a dar sus opiniones con facilidad pero a veces les cuesta plantear preguntas en especial si son más chicos, sin embargo con la práctica y el modelaje adecuado lo lograrán.

Contemplative young girl  looks up. Isolated on white background.

Para imprimir

Aquí preparamos unas señales imprimibles para que puedas poner en la sala de clases y así fomentar el uso de esta rutina.

Descargar aquí en español VeoPiensoPregunto y en inglés SeeThinkWonder

Recomendaciones

Te recomendamos utilizar estas preguntas de manera regular, para que efectivamente se conviertan en rutina. Lo que comenzará a pasar es que poco a poco los niños dejan de necesitar que uno les haga directamente las preguntas, ya que adoptan como hábito el detenerse, observar, opinar y preguntarse. También es recomendable utilizar las 3 preguntas en una misma pasada, pero puedes partir de a poco implementando una a la vez.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Actividades de Pensamiento 
Juegos para desarrollar el Equilibrio CorporalCuando el Elefante Camina… de Keiko Kasza