Retrasos en el Lenguaje: Cómo Identificar, Prevenir y Remediar

Prevenir mejor que curar

Retrasos en el Lenguaje


Si bien existen pautas del desarrollo del lenguaje oral, del desarrollo de la lectura y de la escritura, muchas veces estas habilidades no cumplen con lo establecidos, desarrollándose a veces antes y otras veces más tarde de lo esperado.
En muchos casos basta esperar un poco más para que se desarrollen las habilidades esperadas para la edad. Sin embargo, hay niños que hacen pocos progresos y necesitan una ayuda extra de los padres o incluso de profesionales. Por eso, es importante que los padres estén atentos a indicios de que los hijos tienen problemas para desarrollar las habilidades necesarias para la comunicación oral y para un aprendizaje de la lectura y la escritura exitosa.

De los 2 años y medio a los 4 años

Observa si su hijo tiene dificultad para:

  • Nombrar objetos comunes presentes en su día a día como alimentos, utensilios domésticos, muebles, juguetes, etc.
  • Prestar atención a una historia contada o leída por un adulto
  • Sostener un libro de la manera correcta e identificar de qué lado queda la portada
  • Nombrar objetos y personas en ilustraciones de libros
  • Observar una ilustración en un libro y decir lo que está pasando (“El bebé está durmiendo”, “el perro está corriendo”, “el niño está cepillando los dientes”)
  • Recordar un libro que alguien le ha leído sólo al ver su portada
  • Percibir que hay que girar la página de un libro para dar continuidad a la lectura de la historia
  • Recitar al menos pequeños fragmentos de poesías (completar las últimas dos palabras de un verso, por ejemplo)
  • Ver las letras y las palabras
  • Sostener una tiza o un lápiz
  • Hacer garabatos que recuerdan letras (en general, pequeñas bolitas)
  • Reconocer cuando un adulto cambia un sonido en una palabra familiar (por ejemplo, cuando llaman a María de Muria o Tomás de Pomás)

Retraso en el Lenguaje

De los 4 a los 6 años

Observa si su hijo tiene dificultad para:

  • Responder a comandos verbales básicos, como pedir para apagar la luz o cerrar un cajón
  • Usar palabras nuevas en las conversaciones y frases con más de 4 palabras
  • Reconocer el sonido inicial de las palabras
  • Reconocer palabras que riman
  • Saber diferenciar una palabra pequeña de una palabra grande
  • Separar palabras simples en sílabas y fonemas (sonidos de las palabras)
  • Añadir sílabas y fonemas (sonidos de las palabras) para formar palabras simples
  • Formular frases usando conjunciones y preposiciones. Ejemplo: en lugar de decir “Pedro le gusta el plátano”, dice “Pedro le gusta plátano”.
  • Demostrar interés por la lectura compartida de libros o por las historias leídas. No hace preguntas, no interactúa durante la lectura y siempre está queriendo hacer otra cosa.
  • Acompañar la secuencia de eventos al oír una historia.
  • Reconocer que palabras escritas no son meras imágenes, sino que representan el lenguaje oral y necesitan ser decodificadas (leídas).
  • Percibir que la lectura y la escritura se hacen de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.
  • Percibir que las palabras están compuestas de secuencias de letras y que entre las palabras existen espacios.
  • Saber que las letras del alfabeto tienen nombre y sonido.
  • Entender que la escritura es una herramienta de comunicación.
  • Reconocer el propio nombre cuando está escrito.
Las razones para retrasos en el desarrollo del lenguaje oral o en la adquisición de habilidades de lectura y escritura pueden ser varias: falta de estimulación del habla y del lenguaje en los primeros años de vida, exposición exagerada a la televisión, celular y tablet, problemas cognitivos, trastorno psicológico o neurológico, etc. El ambiente familiar, el temperamento del niño y la ocurrencia de eventos importantes como el nacimiento de un hermanito o un cambio de casa o de ciudad tampoco pueden ser descuidados.
senales de retraso Lenguaje

¿Qué hacer si mi hijo presenta algunas de estas señales?

Independiente de las causas, si tu hijo tiene algunas de las dificultades aquí enumeradas o si desea evitar que tenga estos problemas en el futuro, hay una serie de prácticas simples que puedes adoptar en casa. Incluso en los casos en que los retrasos son causados ​​por trastornos psicológicos o neurológicos o trastornos del habla y de la audición, estas prácticas se han mostrado muy eficaces.

¿Qué prácticas son éstas?

  • Mucha interacción verbal en los dos primeros años de vida
  • Lectura compartida (de buenos libros) diariamente desde que el niño nace
  • Interacción verbal de calidad durante la lectura compartida, a partir de los 18 meses
  • Prácticas para la adquisición de la conciencia de impresión durante la lectura de un libro
  • Escucha, memorización y recitación de poesías
  • Juegos y juegos de lenguaje para ayudar en la adquisición de la conciencia de fonemas, sílabas y palabras, a partir de los 2 años y medio
  • Estimulación de los sentidos y del lenguaje oral de 0 a 5 años
  • Es recomendable buscar ayuda de un médico (o fonoaudiólogo, si es el caso) si esas dificultades persisten y se convierten en obstáculos para el desarrollo del niño.

 

Sigue Navegando:

 

Recuerda que Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Actividades de Lenguaje

Picture Dictionaries – Learning English¡Mi hijo no termina nada de lo que empieza!