¿Qué pasa en el cerebro cuando aprendemos otro idioma?

¿Idioma para el cerebro?


Hoy, muchos colegios le han dado mayor énfasis a la enseñanza del inglés por las oportunidades que este idioma le puede brindar a los niños en su futuro. ¿Sabemos qué repercusiones tiene esto en el desarrollo de nuestros hijos?

Antes de responder a esta interrogante, les queremos contar que la universidad de Washington reveló este año un estudio que señala que la diferencia en la actividad cerebral relacionada con el bilingüismo aparece ya a los once meses de edad, justo cuando los bebés están a punto de pronunciar sus primeras palabras.

«Ello sugiere que el bilingüismo no solo influye en el desarrollo del lenguaje, sino también en el desarrollo cognitivo general», señala Naja Ferjan Ramírez, de la Universidad de Washington.

lengua-signos

¡Mayor actividad cerebral!

Al comparar los cerebros de niños monolingües y bilingües se observó que las regiones asociadas a las funciones ejecutivas manifestaron grandes diferencias: los bebes bilingües presenta más actividad en las áreas prefrontal y orbitofrontal.  Este grupo, además se mostraba más preparado para aprender los sonidos de idiomas nuevos en comparación con el de los bebés de familias monolingües.

«Al parecer, los bebés que se crían escuchando dos idiomas permanecen “abiertos” a los sonidos de otras lenguas por más tiempo que sus compañeros monolingües», afirma Patricia Kuhl, coautora de la investigación.

De esta manera, esta activación podría tener su origen en que los niños bilingües necesitan alternar de manera constante dos idiomas, lo cual les permite practicar y mejorar las habilidades de función ejecutiva de forma rutinaria.

idioma

«Nuestros resultados no solo apoyan el supuesto de que los niños muy pequeños son capaces de aprender varios idiomas, sino también que la niñez temprana es el momento óptimo para que se inicien en ese aprendizaje», concluye Ferjan Ramírez.

Ahora, respondiendo la pregunta inicial, según la Universidad de Washignton, los niños bilingües presentarían más desarrolladas capacidades mentales como

  • Funciones ejecutivas
  • La memoria operativa
  • La resolución de problemas
  • La toma de decisiones
  • La capacidad de atención
  • El control de la conducta

Fuente: Universidad de Washington

Sigue Navegando

Recuerda que Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Artículos
Vamos a cazar un oso ¿Quién le teme al oso?Conciencia fonológica: A contar sí-la-bas