¿Qué hay allá afuera?

Explorando y Aprendiendo con tus Hijos


Los niños son exploradores por naturaleza, sólo basta definir algunas reglas simples y déjalos que salgan… El Aprendizaje vendrá por sí solo.

Los niños usan todos sus sentidos al explorar, miran y escuchan lo que ocurre a su alrededor, tocan lo que puedan alcanzar, huelen el aroma fresco de la naturaleza e incluso saborean o prueban cuando se les permite.

También corren, saltan, escarban y escalan mientras descubren lugares nuevos.

Para un niño todo es nuevo, todas esas pequeñas cosas son interesantes y atractivas. En un mundo como el de hoy, donde todo lo que nos rodea es entretenimiento ‘rápido’, el explorar el mundo exterior es una oportunidad para que los niños aprendan activamente.

explorando-con-tus-hijos

¿Cómo ayudarlos/orientarlos?

  • Explora de manera segura

Antes de comenzar, vístanse de manera apropiada y enseña a tus hijos reglas básicas de seguridad y en qué tener cuidado. Establezcan reglas simples y claras, para no restringir a los niños en su exploración; raramente harán algo que los haga sentir incómodos, sólo mantente atento para prevenir situaciones reales de peligro… el resto déjaselos a ellos.

  • Déjalos escoger

Deja que los niños exploren, observa lo que hacen antes de darles sugerencias. ¿Corren, construyen, escarban o escalan? Todo motivará la exploración. Los niños aprenderán cómo se siente la arena húmeda y su diferencia con la seca, aprenderán cómo se desliza y cómo no lo hará, entre otras propiedades de los objetos y elementos que él encontrará a su alrededor.

  • Haz preguntas abiertas

Mientras los niños exploren por sí mismos ellos estarán involucrados, pregúntales sobre sus descubrimientos. No deben encontrar todas las respuestas, sino que observar y descubrir a través de lo que ya saben; las preguntas abiertas promueven que los niños formen mapas mentales y organicen la información conocida de diferentes maneras:

¿Qué encontraste? ¿Cómo es? ¿Cómo se mueve?

Conversen sobre lo que ven, la forma de las hojas, el color de la tierra, cómo se mueve el pasto… Mientras más observen más sentido y conocido será el mundo que les rodea. Descubrir mediante la observación es fundamental para el aprendizaje de los niños, pueden incluso continuar investigando y organizar lo encontrado de diferentes maneras:

Observar – Describir – Organizar: éstas son habilidades claves para el aprendizaje y para desarrollar el pensamiento.

  • Toca, levanta y mira

Los niños necesitan tocar lo que los rodea para comprender el mundo. Déjalo que toque bichos y plantas que encuentre, levantar troncos y ramas le llevará a descubrir cómo y dónde viven las criaturas y comprender que deben cuidarlos.

  • Conclusiones

El aprendizaje se fija una vez que los niños generan sus propias conclusiones, es más ‘fácil’ decirles: es otoño, mira como las hojas cambiaron su color, acuérdate que antes eran verdes. Intenta en su lugar hacerles preguntas sobre lo que ven, para que dichas conclusiones sean propias y no ‘impuestas’: ¿Te acuerdas de qué color eran las hojas? ¿Cómo son ahora?

Recordar y comunicar ayudará a los niños a construir su propio aprendizaje y comunicar lo que han aprendido.

Recuerda que explorar, tocar y experimentar es aprender, sólo mantente atento ante verdaderos peligros, pero no los señales con ‘alarma’, sino que conversa con ellos sobre lo que puede encontrar y en qué fijarse con mayor precaución. Déjalos que se manchen, ya que la mayor evidencia de un aprendizaje quedará en sus manos, cara y ropa.

Sin duda no hay nada mejor que un día de juegos e investigación al aire libre… No hay video maravilloso que se le compare.

Sigue Navegando

Sal, Vive y Descubre para #AprenderJuntos… Y sigue aprendiendo con nuestros Artículos.
El Calafate – Cuento basado en una leyenda Aonikenk5 Juegos típicos chilenos para Niños