Jugando con las letras en el supermercado ¿cómo?

Octubre 13, 2017

Cualquier lugar puede ser ideal para potenciar aprendizaje


¿Cuántas veces vamos al supermercado con los niños y pasamos por alto todo el potencial de aprendizaje que éste tiene?

La verdad es que para estimular a nuestros hijos no necesitamos grandes materiales y tiempo extra,  si le damos a situaciones cotidiana una intención pedagógica podemos hacer la diferencia en el desarrollo de  nuestros niños.

El supermercado es una situación ideal para ver las letras y sus sonidos:

Sonido inicial

Invita al niño a identificar y aislar el sonido inicial de las palabras. Esta actividad puede ser practicada por niños entre 3 y 6 años, o incluso por niños mayores. Con este tipo de ejercicios,  los niños empiezan a entender que las palabras están formadas por pequeñas unidades: los fonemas, es decir, los sonidos.

Con una bolsa de manzana, por ejemplo, pregúntale:

– Hijo, ¿qué es esto?

– ¡Manzanas!

– ¿Con qué sonido comienza la palabra manzana?

Así, en el futuro, practicando esta y otras actividades, los niños serán capaces de asociar esos sonidos a las letras, dando un paso decisivo en el aprendizaje de la lectura. ¿Es porque? Porque en el aprendizaje de la lectura los niños necesitan juntar, unir, los sonidos a las letras que los representan.

¿Por qué empezar a aislar el sonido inicial de las palabras? Porque el sonido inicial es más fácil de percibir, pero aun así en el comienzo los niños pueden presentar dificultad en esa tarea, y eso es natural. Una manera de ayudarles es extender el sonido inicial, prolongando el sonido inicial de cada palabra para los niños.

En el comienzo, elije palabras cuyo sonido inicial sea continuo, es decir, pasible de ser prolongado como /m/, / s /, /l/ y así sucesivamente. Estos sonidos pueden ser sostenidos por más tiempo, lo que facilita y mucho la comprensión de los niños.

Una observación importante: en esta actividad tu hijo debe identificar y aislar el sonido inicial y no el nombre de la letra inicial de cada palabra. No queremos aquí, por ejemplo, que tu hijo diga que el nombre de la primera letra de la palabra “manzana” es “eme”, debe decir el sonido, es decir “mm”

Segmentación silábica

Cuando vean un producto que le guste, por ejemplo sus cereales favoritos, antes de echarlo en el carro invítalo a que diga las silbas, por ejemplo “cho-ca-pic”. Para ejercicio te aconsejamos usar palabras que tengan 2 o 3 sílabas, palabras de una sílaba (pan) pueden ser más difíciles para los niños.

Relacionar letras con  sus sonidos

El supermercado está lleno de letras: en los productos que se venden, en los carteles de los precios, en los pasillos, en las promociones… pregúntale a tu hijo qué letras conoce e invítalo a decir sus sonidos.

Como ves, un lugar tan común y cotidiano como el supermercado puede ser un lugar ideal para promover el aprendizaje de tu hijo.

Sigue Navegando

Recuerda que Siempre es Tiempo para #Aprenderjuntos con Actividades de Lenguaje

 

Comments

comments

Mi hijo no entiende las instrucciones ¿cómo ayudarlo?La abuelita de arriba y la abuelita de abajo