Estimulando el Lenguaje: 8 ideas

¡Potenciemos el lenguaje jugando!


Porque un niño que habla bien es un niño más seguro, la destacada Fonoaudióloga Verónica Parra compartió con nosotros algunos consejos para estimular el lenguaje de tu hijo en casa.

Hablar para hablar

¡Hablar, hablar, hablar! Cuando salgan de paseo, cuando vayan a comer, mientras juegan, cuando lo bañas, verbaliza las acciones que realizan: “Pongámonos un polerón porque vamos a salir”, “Vamos a lavar la cara, los pies, las manos, etc.”, “Mira, hay un gato arriba del techo”, “Que rico está mi helado de frutilla”, etc.

Escuchar para hablar

Incentivar al niño a poner atención a los sonidos del medio ambiente, invitarlo a reconocerlos e imitarlos: “Escucha como canta ese pajarito, ¿cómo hace?”, “¿Qué es ese ruido?, un avión! ¿cómo suena?”.

1 escuchar

La música

Escuchar música, como la de “Clap un sonido, una historia”

La Jirafa y el Jaguar

Las palabras

Si tu hijo utiliza gestos para comunicarse, incentívalo a usar palabras dándole opciones verbales. Ejemplo:  si quiere un autito de juguete y lo muestra, preguntarle: ¿quieres el auto o el camión? No se busca necesariamente que diga la palabra completa, sino el que disminuya el uso de gestos. Si dice “to” por auto, ¡Excelente, sigamos avanzando!

Extendiendo frases

Si tu hijo se comunica a través de palabras aisladas, darle opciones verbales para que vaya ampliando sus enunciados. Utilizando el mismo ejemplo, si quiere un auto y dice “auto”, le decimos: “quieres el auto azul o el auto rojo”, para invitarlo a responder “auto rojo/azul”, ojo que si acortamos nuestra pregunta a: “quieres el auto azul o el rojo” lo más probable es que responda nuevamente con una palabra aislada: “rojo”. Y podemos ir extendiendo: “quieres el auto rojo grande o el auto rojo chico”.

Leer

Leer cuentos todos los días, comienza con historias simples con ilustraciones llamativas, realiza preguntas sencillas y poco a poco ve aumentando la complejidad.

Corrección indirecta

Nunca corregir en forma directa. Utilizar la corrección INDIRECTA, y amplía la información. Ejemplo: Si el niño dice : “¡¡Mamá ota!!”, el adulto responde: “Sí, ahí hay una pelota, en la calle hay una pelota”. Así reforzamos positivamente a nuestros hijos, saben que les comprendimos, le damos el modelo correcto y además ampliamos la información.

Reforzar la musculatura

Como la articulación de fonemas en un proceso motor debemos ejercitar la musculatura asociada: Jugar a soplar burbujas y pelotitas de papel, hacer sonidos con la lengua, con los labios, etc.

1 soplar

Ya sabes, puedes apoyar el desarrollo del habla de tu hijo de forma entretenida con estos consejos. Recuerda siempre mantener una actitud positiva ya que tu guía es fundamental.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Actividades de lenguaje y Lectoescritura
Fonoaudiólogo ¿Cuándo consultar?A house for hermit crab