Entendiendo su comportamiento

Detrás de cada conducta hay una razón


¿Por qué molesta a su hermano? ¿Por qué llora cuando hay que ponerle los zapatos? ¿Por qué se lleva la comida al pelo? 

Probablemente todos los papás nos hemos encontrado en alguna situación donde no entendemos el comportamiento de nuestros niños, algo que puede ser bastante frustrante. Las Educadoras de Párvulos consideramos que cada conducta es una manera de comunicación y nos preparamos para poder observar, documentar y analizar las conductas de manera de poder descifrar lo que nos quiere decir. Con los consejos que te daremos a continuación tu también podrás hacerlo en casa.

Buscando patrones

Un comportamiento que ocurre repetitivamente sucede por alguna razón, y si logras encontrar el patrón del comportamiento, podrás encontrar la causa y por ende la solución.

El primer paso

Escribe lo que ves, al principio puede parecerte extraño pero la memoria es frágil y el registro escrito de las conductas que consideras desafiantes o confusas puede ser una gran ayuda para encontrar el patrón…te sorprenderás de lo que puedes encontrar. No olvides anotar la fecha, hora y momento. Pero aquí hay una clave, escribe y describe lo que ves, sin emitir juicios que puedan contaminar la información. Por ejemplo: “9/07 – 16.20 jugando en la salita – Sacan los autitos, Antonia y Javier forcejean por un auto rojo”, “10/07 – 17.00 jugando en la salita – Sacan los autos, forcejean por el autito rojo”. Antes podíamos asumir que cada vez que los niños jugaban en la salita peleaban, ahora podemos ver que en realidad cada vez que sacan los autitos para jugar, los niños se pelean por el rojo. ¿Qué hago con eso información? Puedo buscar un nuevo auto rojo para que ambos tengan, puedo optar por retirar el auto que produce el conflicto, etc.

young-woman-taking-notes-at-home_web

Llevando la observación al siguiente nivel

Una vez que ya dominas el registro anecdótico (así lo llamamos), es hora de ponerle atención y anotar los hechos que rodean la conducta para que así la información que obtengamos sea más valiosa aún.

  • Antecedentes: es lo que sucede justo antes de que la conducta se manifieste. ¿Se estaban preparando para salir?, ¿Alguien le dijo algo?, ¿Estaba cansado luego de caminar mucho?, ¿Despertó de una mala noche?, ¿No le prestabas atención hace mucho rato?. Todos estos antecedentes pueden ayudar a comprender por qué tu hijo o hija actúa de tal manera.
  • Conducta: es cómo actúa el niño/a. ¿Agrede físicamente a alguien?, ¿Llora?, ¿Dice que tiene miedo?.
  • Consecuencia: es lo que sucede justo después de manifestarse la conducta. ¿Le gritaste y lloró?, ¿Lo hiciste limpiar lo que tiró?, ¿Le diste lo que quería?. A veces las consecuencias pueden ayudar a extinguir pero también a perpetuar una conducta, así que este elemento es fundamental para comprender por qué esta se repite en el tiempo.

Con toda esta información es más fácil lograr extraer el patrón de la conducta, o sea hechos o situaciones que se repiten cada vez que esta se manifiesta. Conociendo esto podemos tomar decisiones sobre qué hacer para modificarla y anteponernos a situaciones que pueden ser conflictivas para nuestros niños y para toda la familia.

Sigue navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Artículos
El increíble niño comelibrosConversar para aprender matemáticas