El Juego Físico

Los grandes beneficios de un juego que a veces nos complica


 

“Tu hijo se tira bruscamente al sofá, luego escala, salta y ríe mientras persigue a sus amigos con quienes se revuelca en el suelo”

¿Suena familiar? Y es que estamos en presencia del juego físico o “Big body play” como se le suele llamar en inglés, un tipo de juego donde la principal herramienta es el propio cuerpo, que suele ser brusco, alborotado y parece pelea aunque no lo es…y rara vez se convierte en una. Muchas veces, en espacial las mujeres, nos asustamos e incomodamos con este tipo de juego, tanto que incluso intentamos evitarlo. Sin embargo, esta demostrado que es muy sano, universal y necesario para el desarrollo de nuestros hijos.

¿Porqué es tan importante?

  • Porque es parte natural del proceso de desarrollo de los niños.
  • Promueve el pensamiento emocional.
  • Ayuda al desarrollo físico.
  • Fomenta el desarrollo de habilidades de lenguaje.
  • Es positivo para el desarrollo cerebral.
  • Implica actividad física de nivel moderado a alto.

 ¿Qué aprenden los niños a través del juego físico?:

  • Cuando saltan arriba de su papá, o se acercan a luchar con un amigo, aprenden a controlar y regular los movimientos de su cuerpo en relación a otros.
  • Desarrollan habilidades de comunicación verbal y no verbal. Aprenden a interpretar adecuadamente los gestos de otros, por ejemplo si su amigo está sonriendo significa que el juego sigue, en cambio si su expresión es de miedo y levanta la mano, logra entender que hay que detener el juego. Esta misma habilidad le servirá muchísimo en distintos contextos y situaciones sociales a lo largo de su vida.
  • Los niños aprenden a comprometerse con el juego, establecer reglas y practican esperar y respetar su turno.
  • Aprenden de su propio cuerpo, sus capacidades y sensaciones frente a diferentes tipos y niveles de intensidad de tacto.
  • Además, luego de un juego físico vigoroso los niños suelen estar más tranquilos y dispuestos a concentrarse y aprender.

Juego físico v/s Pelea

¿Cómo saber si lo que veo es un juego físico o una pelea?

  • La pelea es coercitiva y se busca ejercer poder sobre otro a través de la agresión, en cambio en el juego físico todos participan por iniciativa propia, son pares y toman turnos.
  • En una pelea las expresiones de los niños demuestran rabia, miedo y puede haber llanto, en cambio en el juego físico los niños lucen entretenidos, su tomo muscular es relajado y se ríen.
  • En el juego físico los niños quieren seguir jugando, lo que no sucede en el caso de la pelea.

Recomendaciones para padres

Debido a los múltiples beneficios de este tipo de juego te sugerimos aceptarlo y establecer algunas normas básicas de seguridad.

  • Es altamente recomendable supervisarlo de cerca, así podemos “arbitrar”, recordar las reglas e interceder en caso de necesidad.
  • También es buena idea establecer momentos y también un lugar específico dentro o fuera de la casa donde el juego físico esté permitido, es ideal que haya espacio suficiente para moverse y ojalá no existan muebles u otros elementos que puedan poner en riesgo la seguridad de los niños.
  • Por otra parte, es fundamental establecer reglas básicas, como que en la interacción con otro las manos no pueden ir del cuello hacia arriba, ni de la cintura hacia abajo, no se puede pegar ni pellizcar, establecer una señal de “alto al juego” (como levantar la mano) que debe ser siempre respetada.

Basado en las investigaciones de Frances Carlson

Sigue Navegando

Ya saben, siempre es tiempo para #AprenderJuntos con Artículos

 

 

 

Comentar
Recurso Web “Los Sentimientos”Alfabetización emocional

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *