Conociendo Santiago arriba del Teleférico

Santiago desde las alturas


El año pasado nos alegramos con la noticia de que el Teleférico del cerro San Cristóbal había sido remodelado y reinaugurado, desde ese momento que estábamos con ganas de ir. Sin embargo, nos habíamos aguantado por temor a que estuviera muy lleno. Pero el fin de semana pasado nos decidimos, almorzamos tempranito y partimos a las 14.30 el día sábado a conocerlo con nuestras hijas de 4 y 6 años.

La entrada principal está por Pedro de Valdivida Norte y nos encontramos con estacionamiento gratuito un poquito más allá de la entrada, lo que hizo muy cómoda nuestra visita. Ahí se van a encontrar con la estación inicial. Deben comprar sus boletos primero, que tiene una valor de $3.010 para los adultos y $1.950 para niños, estudiantes y tercera edad, ida y vuelta durante fines de semana y festivos.

Para nuestra sorpresa la estación estaba muy despejada y los tiempos de espera fueron mínimos. El personal encargado te ayuda a subir a las cabinas, las cuales no se detienen, en grupos de 4 a 6 personas.

Las Cabinas

Hay que hacer una mención especial a las cabinas las cuales son cómodas y tienen ventanales grandes que permiten apreciar el paisaje. Además es fácil subir a ellas aún cuando tu movilidad es reducida o andas con coche, además existen carros especiales para llevar las bicicletas.

El Recorrido

El circuito tiene 3 estaciones en total: Inicial, Tupahue y Cumbre. Puedes subir o bajar de una sola vez sin detenerte o bajarte en la estación Tupahue y luego abordar nuevamente para llegar a tu destino, pero ojo que sólo puedes bajarte una vez entremedio (de subida o de bajada). Nosotros nos bajamos en Tupahue cuando íbamos subiendo. Ahí fuimos a mirar la Piscina Tupahue y luego bajamos por una escalera a la Plaza Gabriela Mistral que a nuestras hijas les encantó desde el primero momento, cuando tuvieron que cruzar un puente de madera para llegar. Esta plaza tiene juegos muy entretenidos e interactivos, existen unas locomotoras, unos metalófonos que tanto grandes y chicos gozan tocando, columpios y otros.

Luego de agotar gran parte de la energía de nuestras pequeñas ahí, volvimos a la estación y subimos hasta la estación Cumbre, creo que este tramo del viaje es el más adrenalínico ya que alcanza más altura. En la llegada a la estación nos encontramos con algunas opciones de comida y nuestras hijas se tentaron con unos ricos helados de frambuesa y nosotros con unas galletas rellenas de manjar la de mi marido y de nutella la mía, ¿el problema? todo cuesta $2.000 o más, así que si no quieren gastar tanto les recomendamos llevar cositas para comer desde la casa. Luego, caminamos hasta llegar al Santuario de la Inmaculada Concepción donde se puede llegar directamente a los pies de la Virgen.

La bajada la hicimos de una sola vez y aprovechamos al máximo la vista que se obtiene de todo Santiago y la maravilla de poder andar sobre los árboles.

Les recomendamos 100% este panorama, que contra mi expectativa, fue con el mínimo de tiempos de espera y sin aglomeraciones, probablemente también por la hora en la que fuimos.

Información general

HORARIOS:

  • Invierno: Abierto de martes a domingo de 10:00 A 19:00 horas
  • Verano: Abierto de martes a domingo de 10:00 A 20:00 horas

Notas:

  • Todos los lunes cerrado por mantenimiento.
  • Última bajada desde cumbre en horario de invierno es a las 18:45 horas, mientras que en verano a las 19:45 horas.

TARIFAS:

  • Ida y vuelta de martes a viernes: $2510 adultos y $1630 niños, estudiantes y tercera edad.
  • Ida y vuelta fines de semana y festivos: $3010 adultos y $1950 niños, estudiantes y tercera edad.

Sigue Navegando

Siempre es tiempo para #AprenderJuntos con Artículos
Te presentamos a Elia y sus AmigosLa Estrella del Zoológico – Virginie Zurcher