Comprendiendo la agresividad y frustración en los niños

Entrevista para Aprender Juntos


Todos los que somos padres y personas que nos relacionamos diariamente con niños en edad preescolar nos hemos enfrentado de una u otra forma al tema de la agresividad y frustración. Es por este motivo que quisimos conversar con Carolina Heymann Foeldes, Psicóloga Clínica Magíster en Psicología Clínica, Mención Psicoanálisis y especialista en psicoterapia, quien nos ayudó a comprender mejor estas conductas y la influencia que tenemos como cuidadores primarios.

  • ¿Qué tan esperable es que un niño o niña en edad preescolar manifieste conductas agresivas o baja tolerancia a frustración? ¿Es parte natural de su desarrollo?

“Los niños preescolares se encuentran en pleno proceso de desarrollo y maduración, en términos cognitivos, emocionales, sociales, comunicacionales y motores. Comienzan a incorporar cada vez más elementos de la realidad, aún cuando prima la fantasía. En esta etapa, los niños tienen muchas emociones y poco a poco comienzan a diferenciarlas. La agresión, el enojo y la frustración surgen de la misma manera como aparece la alegría y la tristeza, emociones básicas y naturales del ser humano. Los niños de 1,5 a 3 años aproximadamente, tienden a actuar sus emociones ya que su sistema madurativo aún no les permite reflexionar, verbalizar y contener aquello que les sucede. A medida que avanzan en el desarrollo y ya hacia los 4, 6 años, serán más capaces de entender aquello que les pasa, darlo a conocer y actuar en consecuencia con mayor conciencia”.

  • ¿Qué tanto influimos como padres/adultos en estas conductas?

“Los adultos somos modelos de identificación para los niños. Esto quiere decir que ellos incorporan formas de pensar, sentir y actuar de sus padres o cuidadores. Ellos imitan y así van haciendo propios los modos de enfrentar el mundo y comienzan a estructurar su personalidad. Usan todos sus sentidos para incorporar información nueva y aun cuando no nos damos cuenta, ellos siguen aprendiendo de nosotros. Escuchando, mirando y absorbiendo cómo nosotros pensamos, sentimos y actuamos”.

  • ¿Qué recomendarías a las mamás y papás frente a este tema?

“Pienso que hay dos cosas muy relevantes, la primera, es reflexionar sobre el efecto que tiene nuestra manera de ser en nuestros niños. Pensar respecto a qué le estamos enseñando y qué esperamos que aprendan. La segunda es remarcar la importancia de escucharlos, validar sus sentimientos y promover un acercamiento empático. Juntos, desde ahí, será más fácil poder buscar estrategias en conjunto”.

Talleres para padres

Carolina imparte el Taller para Padres “Escucha, Piensa, Actúa”, el cual ayuda al manejo de la agresión en niños Preescolares. Este taller, como nos cuenta, “parte de la base que la agresión y la frustración en el niño es normal, y la conducta agresiva es un reflejo de cómo los adultos la abordamos”. Tiene una duración de 4 sesiones, en las cuales se profundiza sobre aspectos teóricos del desarrollo del niño preescolar y luego, integrándolo a la realidad de cada familia, se revisan estrategias de resolución de situaciones complejas. Carolina indica que el taller debe su nombre a la importancia que atribuye al escuchar, pensar y actuar para responder asertivamente. El taller está dirigido especialmente a padres, sin embargo, ha podido trabajar con educadoras y profesionales de otras áreas de la salud.

En este taller comparte los conocimientos adquiridos a los largo de sus 10 años de experiencia clínica terapéutica con adultos y niños en consulta particular y experiencia docente liderando equipos de práctica en campos clínicos universitarios. Carolina trabajó en conjunto con otras psicólogas como co-autora de la traducción al español de un Manual de Psicoterapia para Niños con Trastornos de conducta. Además, Participa activamente en grupos de estudio y supervisión psicológica.

  • Contacto: caroheymann@gmail.com

Sigue navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con Artículos
¿Cómo se curan los dinosaurios? por J. YolenEl monstruo de colores de Anna Llenas