Acercando a las niñas a las ciencias y la tecnología

Abriendo espacios para todas


La realidad en nuestro país y en el mundo es clara, la participación de las mujeres en carreras científico tecnológicas es escasa, ¿el problema? Cada vez hay más de estos componentes en los trabajos actuales, aún en aquellos típicamente asociados al humanismo, lo que puede ser poco auspicioso para la inserción laboral femenina si no manejamos estos elementos. ¿Lo bueno? Tanto la familia como la escuela puede tomar cartas en el asunto y abrir nuevos rumbos y espacios para que nuestras niñas estén preparadas para el futuro.

Por eso conversamos con Maitetxu Larraechea, Directora del programa Ingeniosas, quien nos cuenta más detalles sobre la situación actual y lo que necesitamos para acercar a las niñas  al mundo del STEM.

Primero lo primero, STEM es el acrónimo en inglés de science, technology, engineering y mathematics que sirve para designar las disciplinas académicas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

Entrevista

  • Hemos visto últimamente un creciente interés por acercar a las niñas y mujeres al mundo de la ciencia y la tecnología  ¿A qué se deben estos esfuerzos?

“Estos esfuerzos se deben a que los trabajos del futuro e incluso los de hoy ya son de base científico tecnológica, incluso las humanidades se han ido tecnologizando, hoy ya no existe esa diferencia tan marcada que había antes. Un periodista o un psicólogo por ejemplo, necesitan saber manejar datos, entonces la línea entre las humanidades y las disciplinas científico matemáticas se ha ido desdibujando. En ese contexto, donde todas las disciplinas necesitas más ciencia y tecnología, es preocupante que las mujeres tengamos una muy baja participación, y culturalmente se nos incentiva muy poco a participar de esas disciplinas, entonces solemos tener un perfil profesional que es demasiado humanista para el tipo de trabajos que se fomenta hoy en día, por eso que esto es grave.

  • ¿Cómo se ve el panorama en Chile? ¿A qué crees que se debe?

“El panorama en Chile no es distinto al de otros países en el mundo. Se han hecho diversos estudios para encontrar las causas, aunque ninguno es 100% conclusivo, pero lo que se entiende es que hay una mezcla entre asuntos de crianza, es decir se cría a las mujeres de una manera más segura y alejada del riesgo, ya que estamos muy asociadas a la familia y la maternidad, por lo que se nos tiende a llevar a disciplinas y trabajos más cercanos a lo seguro y confiable, y las ciencias y la tecnología son espacios de experimentación, de poca certeza, tu vas probando algo y viendo si funciona. Una educación lejana al riesgo y la experimentación no es un terreno fértil, entonces mientras se nos siga llevando a lo seguro, es difícil que haya más participación de mujeres en este ámbito. A partir de eso se han ido generando problemas en la industria científico tecnológica, al existir este elemento cultural hay pocas mujeres en este campo y se ha ido creando un ambiente muy duro, homogéneo y poco comprensivo, con poco espacio para puntos de vista distintos, lo que limita la participación de mujeres y personas de distintas razas, religiones, etc.  En el mundo de las ciencias hay muchas mujeres en los laboratorios, pero ellas generalmente no lideran las investigaciones en las que participan. Incluso a pesar de que en ciencia el problema de la participación femenina no es tan malo como el el mundo tecnológica igual los números son bajos”.

  • ¿Cómo pueden los colegios y familias fomentar ese acercamiento de las niñas al STEM?

“Las experiencias que nosotras hemos conocido tienen dos áreas. Una es en general llevar a las niñas a la experimentación, hacia que prueben, se equivoquen, que puedan caerse, fomentar una actitud más exploradora y experimental en ellas. Por otra parte, se ha encontrado que en los colegios y liceos donde hay muy buena educación de ciencias y matemáticas, hay más vocaciones matemáticas y científicas. Trabajar en la calidad de las clases de ciencias y matemáticas en los colegios no sólo genera que los alumnos y alumnas aprendan, sino que también desarrollen mayor gusto por estas áreas. En el caso de las niñas lo que se hace es compensar la baja exposición, exponerlas tanto en los colegio como en la familia a más juegos de laboratorio, jugar con legos, que aprendan a construir, a solucionar problemas, fomentar los juegos de exploración, no sólo los juegos de cuidar al otro: cuidar a la guaguas, a los abuelos, etc.”

  • ¿En qué consiste Girls in Tech e Ingeniosas?

“Girs in Tech es una fundación que partió en 2013 agrupando a mujeres en tecnología, es global y está en más de 60 países. Luego de eso nos fuimos dando cuenta de algunos problemas propios del país y nos dimos cuenta que de que en chile faltan iniciativas para niñas en tecnología, entonces en base a la experiencia que tenemos con Girls in Tech nace este nuevo programa llamado Ingeniosas, que es 100% chileno, que pretendemos expandir por Sudamerica y que es un programa para fomentar vocaciones femeninas en las ciencias y tecnología, y nuestra idea es que las niñas de los colegios en los que participamos, en 3 años más declaren que quieren estudiar una carrera en este área, aumenten su interés por estas áreas y elijan estas carreras tanto a nivel técnico como profesional en estos ámbitos”.

Todos podemos contribuir en dar más herramientas a las mujeres para una inserción laboral más exitosa, versátil y competitiva, abrir caminos diferentes a los tradicionales que tal vez simplemente estaban fuera de nuestra mirada, no de nuestras reales habilidades.

Sigue Navegando

Siempre es Tiempo para #AprenderJuntos con nuestros Artículos
Book of the Month: Llama Llama Red PajamaA divertirtirse con actividades STEAM