4 juegos para fomentar las habilidades sociales

Junio 21, 2017

¿Tu hijo tiene problemas para llevarse bien con los demás?

¿O tiene problemas para hacer amigos?


Para que un niño pueda adquirir una nueva habilidad es importante enseñarle la habilidad, practicar la habilidad y utilizar la habilidad en la vida diaria. Aquí te mostramos algunas ideas de actividades que pueden ayudar a tu hijo a desarrollar sus habilidades sociales aprendiendo a iniciar y mantener interacciones con otros niños siguiendo estos tres pasos.

Saludos y presentaciones

Enséñale la habilidad: Partamos por lo primero, dile a tu hijo que cuando él se encuentra con alguien nuevo, él debe decir “Hola, soy ____ (su nombre). ¿Cuál es tu nombre?” Si su hijo todavía no está hablando en oraciones completas, puede modificar esto para que tu hijo diga “hola” o “yo soy ___”.

Practica la habilidad: Haz que tu niño practique diciendo esto a todo el mundo que esté disponible. Pueden comenzar por personas cercanas como abuela, hermanos, la niñera, cualquiera que esté alrededor.

Utiliza esta habilidad en la vida diaria: Lleva a tu hijo a algún lugar que encuentre a otros niños que no lo conocen bien. En el camino, recuérdale a tu hijo que él necesitará decir su frase ensayada cuando conozca a un nuevo niño

Tomar turnos

Enséñale la habilidad: Explícale a tu hijo que si él o ella quiere algo que otra persona tiene, necesita esperar su turno. Enséñale a decir “mi turno” o “¿turnémoslo?”. Elije una frase que sea apropiado para el nivel de lenguaje de su hijo.

Practica la habilidad: Toma turnos con tu hijo al jugar con él. También pueden practicar esperando unos minutos entre turno y turno. Puedes practicar esto con otras personas conocidas.

Utiliza la habilidad en la vida diaria: Una vez más, lleva a tu hijo a algún lugar donde interactúe con otros niños. Recuérdale que tendrá que pedir educadamente turnos cuando llegue allí. Permanece cerca mientras juega de modo que puedas recordarle lo aprendido.

Respondiendo a otros niños

Enséñale la habilidad: Explícale a tu hijo que cuando otro niño dice algo o hace una pregunta, necesita responder. Puedes darle algunos ejemplos de lo que otros niños podrían decir.  Por ejemplo “¿quieres jugar conmigo?”, él debe decir que sí o si el otro niño dice: “¡Me gusta su camisa!”, tu hijo puede decir “Gracias”.

Practica la habilidad: Durante el juego con tu hijo, hazle una variedad de preguntas. Asegúrate de que tu hijo responda apropiadamente cada vez. Si no, dile: “Espera, te dije algo. ¿Qué podrías responder?” Si es posible, trae a otros compañeros de juego, como adultos familiares y otros niños e invítalos a conversar.

Utiliza la habilidad en la vida diaria: Cuando tu hijo esté jugando con otros niños, recuérdale lo que están aprendiendo cuando veas que no responde a las interacciones o preguntas de los compañeros. Puedes decir que “Andrés te preguntó si quieres jugar, ¿qué puedes decir?”

Mantener Interacciones

Enséñale la habilidad: Es importante que tu hijo sepa cómo mantener una interacción, así como iniciar una. Dale a tu niño algunas ideas de cosas que podría decir ayudarían a mantener la interacción con sus pares. Por ejemplo, tu hijo podría hacerle una pregunta al niño (“¿Qué está haciendo con eso?”), hacer un comentario (“¡qué entretenido lo que estás haciendo!”), ofrecer un juguete (“¿te gustaría uno de estos?”), o hacer una sugerencia de idea de juego (“vamos a construir una torre!”).

Practica la habilidad: Durante el juego con tu hijo, recuérdale de vez en cuando lo que esperas de él o ella. Por ejemplo, podría decir “Sofía, no te olvides de hablar mientras juegas. ¿Vas a hacerme una pregunta o hacer un comentario? “

Utiliza la habilidad en la vida diaria: Cuando tu hijo está jugando con otros niños, dale una idea de algo que podría decir si él comienza a ignorar al otro niño. Podrías decir “¿Por qué no le preguntas a Jaime qué está haciendo con ese bloque?” O “¿Por qué no ves si Berta quiere una muñeca?”.

La clave para que un niño pueda desarrollar habilidades sociales es la práctica, la práctica y la práctica. Las actividades de habilidad social como estas son una gran manera de hacer precisamente eso. Cuanto más modeles habilidades apropiadas en el juego mostrándole qué hacer, más fácil será para él incorporarlo en su repertorio de conductas.

Sigue Navegando

Recuerda que Siempre es Tiempo de AprenderJuntos con Actividades de Desarrollo Socioemocional

Comments

comments

3 Juegos para la memoria auditiva secuencialGrandes aprendizajes en la vida cotidiana